• Home
  • /Noticias
  • /La Inteligencia Artificial puede provocar huelgas

La Inteligencia Artificial puede provocar huelgas

En Mayo de este año 2018, Tipsy el Barman-Robot casi paralizó a los bares y restaurantes de Las Vegas. Tipsy es un Barman automatizado que mezcla cockteles y lo hace obviando la participación humana. Los mesoneros siguen llevando las bebidas a las mesas, aun cuando los comensales han colocado sus pedidos a través de tabletas. El temor de un futuro con  miles de Barman-Robot se ha convertido en una preocupación para los 36.000 miembros del Sindicato Culinario de la ciudad y estuvo a punto de generar una primera huelga contra robots. Esto recuerda las rebeliones laborales en los albores de la Revolución Industrial.

Hasta ahora se había pensado que el reemplazo de humanos ocurriría en algún punto lejano en el futuro. Sin embargo, los temores planteados por los Barman en Las Vegas pueden ser una muestra relevante de la sabiduría de las masas y al observar los desarrollos más recientes en Inteligencia Artificial (IA) y Robótica, sus miedos pudieran tener  justificación. Esos sistemas están rápidamente adquiriendo capacidades y habilidades que se presumían eran terreno exclusivo de los humanos y reduciendo progresivamente el grupo de cosas que “IA no puede hacer” y para ello ya existen múltiples ejemplos.

Robot-Chef de Hamburguesas y Papas Fritas (Flippy)

Este Robot báscula para escoger una hamburguesa y con delicadeza le coloca encima queso, utiliza detección infrarroja para determinar la temperatura del pollo y de la hamburguesa sobre la parrilla, así como el momento apropiado para removerlas para alcanzar el sabor y la textura deseada.

Debe interactuar con humanos y reaccionar frente a situaciones no predecibles, para una variedad de texturas y de formas irregulares y debe navegar espacios tridimensionales repletos de objetos fáciles de dañar. Es precisamente el tipo de trabajo repetitivo, sucio y peligroso en situaciones ligeramente impredecibles que se presumía era terreno reservado a los humanos. El robot ya opera en 60 restaurantes a nivel mundial,  cuesta más US$100 mil, pero no toma vacaciones, no necesita beneficios laborales y puede trabajar turnos de 24 horas sin quejarse.

Robot – Empaque de piezas de pollos (Osaro)

Reconocer y manejar formas irregulares y colocarlas dentro de cajas o paquetes siempre había sido una limitante para robots industriales, pero este robot es una combinación de Aprendizaje Profundo y de Robótica Industrial. Con piezas de pollos, el robot tiene que lidiar con objetos resbaladizos que fácilmente pueden ser aplastados. Es relevante que no requiere entrenamiento significativo por parte de seres humanos, se enseña a si mismo como empuñar formas irregulares de pollo y colocarlas en un paquete. Este tipo de refuerzo que se realiza desde cero nos acerca a aprendizaje general en Inteligencia Artificial.

Robots no necesitan ser perfectos

No se requiere superioridad total a las capacidades humanas para ser exitoso, por ello el énfasis está en ser lo “suficientemente bueno”. Los sistemas de Atención al Cliente han absorbido una buena parte del trabajo que realizaban las personas, a pesar de que siguen siendo menos precisos e interactivos que seres humanos.

Como ejemplo, el Robot Barista en un café no podrá manejar una solicitud de un sofisticado Aeropress, pero ello poco importa si  la mayoría de las personas solo quieren un Capuccino o un café americano. De la misma forma, el IA que maneje un equipo de personas en un departamento de mercadeo no necesita ser el mejor gerente que haya existido. Solo necesita ser un Gerente lo suficientemente bueno como para alcanzar los objetivos de mercadeo de la empresa.

¿Los humanos confían más en IA que en otros humanos?

IA también penetra otros aspectos de la vida cotidiana. Los chatbots de Salud Mental y de Asesoramiento se dedican a manejar problemas de personas y un reconocimiento de máquina facial y de visión moderno se combinan para orientar al bot a simular comportamientos empáticos. Bots existentes saben no solo realizar gestos comprensivos o simpáticos como asentir, sonreir o silenciosamente emitir un sonido “mhm” al escuchar una historia sensitiva en su interacción con un paciente.

Curiosamente, aun cuando se puede pensar que el toque humano es un componente crítico de la terapia, existe evidencia que apunta a que las personas en una conversación pueden responder mejor a aportes totalmente imparciales y sin juicios de valor como los que provee IA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Facebook

Twitter

LinkedId